miércoles, 24 de junio de 2009

Biografía del Conquistador Don Jerónimo de Aliaga (Parte 1ra)

Jerónimo de Aliaga es uno de los personajes ilustres vinculados con Villapalacios, que si bien no nació en esta localidad pasó los últimos años de su vida en ella y fue enterrado aquí. Muy joven dejó Segovia, su tierra natal, para hacer fortuna al otro lado del Atlántico. Se estableció en Perú donde estuvo presente en los primeros actos en este país tras la llegada de los españoles y desempeñó diferentes e importantes cargos como: Veedor y Contador de su Majestad, Escribano Mayor del Perú, Alférez del Estandarte Real en la defensa de la Ciudad de los Reyes, Secretario Mayor de la Real Audiencia de la Ciudad de los Reyes, o Teniente Gobernador (regidor) de la Ciudad de los Reyes, entre otros.
Se casó y tuvo varios hijos, y tras enviudar regresó a España donde contrajo matrimonio con Juana Manrique, hija de Rodrigo Manrique, III Conde de Paredes. Los dos se retiraron a Villapalacios donde vivieron sus últimos años de vida.

De la biografía de este conquistador conocemos muchos de los datos de su etapa americana. Además, sus herederos peruanos conservan la casa que el levantó sobre un oratorio indígena hace 500 años y presumen de poseer la vivienda colonial más antigua de toda América, además de pertenecer a la estirpe de uno de los personajes más ilustres de la historia peruana. Tras su regreso a España su biografía se desvanece y permanece casi olvidada. Actualmente en Villapalacios, su nombre sólo es conocido por unos cuantos, pues apenas se conocen cuatro datos sobre los últimos años de Jerónimo de Aliaga, por lo que son muchas las preguntas y muy pocas las respuestas que tenemos sobre la biografía de Jerónimo Aliaga tras su regreso a España.

BIOGRAFÍA

1508
Jerónimo Aliaga nace en la collación de San Llorente, Segovia. Sus padres eran Juan de Aliaga y Francisca Ramírez. Los dos están enterrados en esta localidad natal de Segovia. Según el primer testamento de Jerónimo, este matrimonio tuvo cinco hijos: Lorenzo de Aliaga, Alonso Ramírez, María de Aliaga y Catalina Ramírez, además de nuestro protagonista.

1529
A los 21 años ya se encuentra en la actual Panamá, en concreto a las provincias y reinos de Tierra Firme, llamada Castilla del Oro, según los datos aportados por testigos en un interrogatorio celebrado en 1549, que afirman “podrá haber veinteaños”, o “lo conozco a el dicho Capitán Gerónimo de Aliaga de diez y ocho años a esta parte”. Estuvo en la conquista y pacificación de las provincias del golfo de San Miguel y del río del Suegro con el capitán Pedro Gonzalo de los Ríos, durante los seis meses que duró esta operación. Con el capitán Fernando de la Serna participó en la conquista y pacificación de Totanaga, capturando en persona al cacique principal de la provincia, punto que no coincide con el testimonio de todos los testigos. Blas de Atienza, que en 1549 tiene unos 60 años y es alcalde ordinario de Trujillo, afirma que estando hace 19 o 20 años en Panamá llegó Jerónimo de Aliaga desde España. El mismo Blas de Atienza afirma que en ese año Aliaga le preguntó qué era necesario para participar en una expedición. Atienza le escribió una memoria de las cosas necesarias, que Aliaga compró.

Algunos de los testigos afirman que la conquista se hacía en canoas por los ríos, y cuando iban por tierra iban a píe con sus espadas, rodelas y ballestas, llevando casi siempre a cuestas su comida y ropa y armas, dice el testigo Hernando de Montenegro.

1530 - 1532
De Panamá pasó a las tierras de Nueva Castilla en el navío de Pedro Gregorio, en el momento en que Francisco Pizarro estaba en la provincia de Coaque. Diego Maldonado en 1549 afirma que estando con Pizarro en esta provincia llegaron dos navíos con gente de socorro de Tierra Firme. Lucas Martínez Begaso, en el mismo interrogatorio, que estando con Francisco Pizarro en Coaque, “vino el Capitán Pedro Gregorio de Tierra Firme con socorro de gente, entre la cual vino Gerónimo de Aliaga”. Según el mismo Aliaga llegó con “mis armas e caballo y a mi costa e minción, sin socorro ni salario alguno de su Majestad ni de otra persona alguna”. Por último Lucas Martínez dice que “se hallaba e trabaxaba en lo susodicho, y en las entradas, porque era mancebo e recio e traía buen caballo”.

Desde su llegada a Coaque, siguió a Pizarro durante las diferentes fases de la conquista del Perú: primero por la costa, la isla de Puna, donde permanecieron varios meses hasta que los enfrentamientos con los indios acabaron con la detención de Tumbala, cacique principal. De allí embarcó a la provincia de Tumbes, pasando por diferentes localidades, comarcas y provincias, como las del valle y río de Pocchos y Tangarara, en la sierra. Una vez conquistada, intentaron informarse de la tierra que había delante, pero una vez los habitantes de estas tierras les decían que estaban desabitadas e inhabitables y otras veces superpobladas, por lo que los confundían. No es extraño pues que muchos de los españoles embarcaran hacia Nicaragua asustados, tras dar sus armas y caballos para que les diesen licencia. Esta etapa costera de la conquista culminó con la fundación de la villa de San Miguel, en la provincia de Piura.

Desde San Miguel, y tras dejar poblado el lugar, acompañó a Pizarro tierra adentro, hacia la provincia de Cajamarca,donde fue apresado y asesinado el líder inca Atahualpa. De allí se pasó a la provincia de Jauja y la ciudad de Cuzco. En todas estas acciones estuvo presente “en todo lo cual yo el dicho Gerónimo de Aliaga me hallé e serví con mi caballo y armas, sin que en ningún tiempo ni viaje que se hiciese dexase de hacer lo que cualquier buen hidalgo debía de hacer”. Según los datos de la conquista y los proporcionados por el propio Aliaga, aparte de los numerosos enfrentamientos con los indios, se “pasaron diversos trabaxos de ser y hambre y dolencias y de otras necesidades de las cuales muchos morían en el camino”. En efecto fueron muchas las enfermedades que los españoles sufrieron como el paludismo, las bubas, la fiebre verrugosa, eruptiva, etcétera. Aunque no pocas las que contagiaron a los habitantes naturales de estas tierras y que diezmaron la población enormemente.

Aliaga firma una orden en Túmbes como escribano de su majestad por mandato del gobernador a Hernando de Soto para abrir información sobre el proceder de Alonso Riquelme y su negligencia en la custodia de los navíos reales.

1533 / 1534
El 15 de diciembre de 1533 comienza la fundición de todo el oro y la plata que se halló en el Cuzco y de cuanto se había reunido desde la salida de Cajamarca. Se escogió una casa en la plaza de Rimacpampa y se pregonó la fundición para que todos los que tuviesen oro y plata lo depositasen. En ese momento se nombra a Jerónimo de Aliaga con el cargo de Veedor, “como persona de confianza e toda fidelidad... e puso en su poder y guarda todo el oro e plata e piedras de valor que allí se tomaron, para que dello su Magestad hubiese sus quintos reales”, a Antonio Navarro contador, a Pedro Sancho escribano y a Pedro de Candía se le encarga hacer las marcas de las barras. La fundición acabó en marzo de 1534. El oro obtenido del Cuzco fue mas cuantioso que el de Cajamarca. Un total de "700.113.880 pesos iguales a 588.266 pesos de oro de 450 maravedíes, 164.558 marcos de plata buena y 63.752 marcos de plata mala". A Aliaga le correspondieron 339 marcos plata y 8.888 pesos de oro. Hubo problemas en el reparto por el tanto por ciento que le tocaba a la Corona.

El 15 de diciembre de 1533 fue nombrado Veedor en Cuzco, y el 27 de junio de 1534 Escribano de su Majestad.

El 23 de marzo de 1534 Pizarro fundó la ciudad de Cuzco (entre el 20 y el 23 de agosto de 1535 Jerónimo de Aliaga entregó al obispo Berlanga una escritura del Cabildo de la ciudad del Cuzco hecho el 4 de agosto de 1534 (CDIA, X, 247–248).

Participa en la batalla frente a Quizquiz, capital del líder inca Atabalipa, que en la provincia de Tambo se resistía a los españoles. Pizarro mandó allí al capitán Reyna con gente de su confianza, entre ellos Jerónimo de Aliaga.

En Cuzco hubo discordias entre Diego Almagro y Gonzalo Pizarro, hermano del líder de los españoles, con motivo de si tenían que avanzar hacia Chile o no. Francisco Pizarro se traslada a esta ciudad con 20 hombres a caballo y puso orden, uno de ellos era Aliaga.

El 11 de agosto de 1534 Aliaga recibe tierras e indios en propiedad, en concreto la encomienda de Chuquiracua, en la provincia de Andahuaylas o Huaylas. (Una parte para él y la otra mitad para Sebastián de Torres).

1535
Por ausencia del Contador Antonio Navarro, tras volver a España, fue nombrado por Pizarro y sus oficiales Contador de su Majestad en la provincias de Nueva Castilla, cargo que junto al de Veedor sigue desempeñando el 12 de febrero de 1535, cuando en presencia de Joan Tello, alcalde ordinario de la Ciudad de los Reyes, Lima, y en presencia de Domingo de la Casa, escribano del rey y del consejo de la ciudad, se presenta con testigos diciendo que

“a mi me conviene hacer cierta información para la llevar o enviar ante su Majestad, para que le conste de los mucho que yo he servido e trabaxado en la conquista e pacificación destos reynos en su servicio”.

Varias veces se produce esta presencia ante las autoridades para que tomen nota de las acciones de Jerónimo de Aliaga. Es esta una práctica normal, según nos dice el historiador Urteaga, entre los conquistadores que querían dejar constancia de su buen hacer en la conquista, su lealtad, disciplina, buenas costumbres, su valor y arrojo. Mediante una serie de preguntas que contestaban testigos presentados por el propio interesado, se narraban sus actos. Urteaga ha estudiado las informaciones realizadas en 1535, 1539, 1549, con respecto a Aliaga. El primero de los testigos presentados por él fue el mismo Fracisco Pizarro, gobernador y capitán general por su Majestad en las provincias de Nueva Castilla. Según dijo Pizarro, conoce a Jerónimo desde hacía cinco años (1530): “de vista y habla e conversación”. La declaración la realiza el 12 de abril de 1535.

Tras la fundación de la Ciudad de los Reyes, actual Lima, el 18 de enero de 1535, Pizarro entrega a Aliaga un solar para que construya su casa sobre el oratorio de Taulichusco, el último cacique inca del valle del Rímac. En la actualidad siguen viviendo sus descendientes, 16 generaciones después, que conservan muebles originales y objetos, como la espada del capitán fabricada en Solingen, que estuvo en manos de una familia chilena pero luego donó a la familia. El mismo Aliaga afirma:

“al tiempo que el Señor Gobernador hizo el repartimiento general de los indios en estas provincias me dio e señaló mi Repartimiento, y al tiempo que fundó esta ciudad de los Reyes me señaló mi solar, a donde al presente yo vivo e tengo mi casa proveida como persona de honra”.

El obispo Berlanga hizo en 1535 una pesquisa entre algunos vecinos de la Ciudad de los Reyes para saber si en el repartimiento de los territorios se había reservado la parte que le correspondía a la Corona. El interrogatorio se inició el 20 de agosto de 1535 y terminó el 25 de octubre de 1535. Las personas consultadas para saber si se habían realizado reservas en Los Reyes, Harenuso, Trujillo y Callao fueron: Pedro Díaz fundidor, Gregorio Sotelo, Jerónimo de Aliaga, Antonio Téllez de Guzmán, Pedro Bueno, Hernando de Soto, Gonzalo Hernández, clérigo, Luis de Moscoso, Juan de Salinas y Neri Franciso.

1536
El líder Manco Inca II se sublevó poniendo en peligro la dominación y conquista de los de Pizarro en Perú. El levantamiento fue general en todo el territorio. Las crónicas españolas hablan de 30.000 indígenas, por lo que sorprendió a los españoles en general. El sitio de Cuzco inmovilizó a cerca de 200 españoles acantonados en la ciudad imperial, poniendo en situación extrema a los hermanos de Pizarro.

Éste envía al capitán Pedro de Cámera, con 18 o 20 hombres a caballo para saber las intenciones. Dos de ellos fueron Nicolás de Rivera, testigo en 1539 y Jerónimo de Aliaga. En este alzamiento fue Alférez Mayor del estandarte Real de su Majestad en la batalla final celebrada el 13 de septiembre de 1536. Según alguno de los testigos, como Rivera, en esa jornada: “sirvió el dicho a su Majestad muy bien en el dicho reencuentro, matando muchos indios y socorriendo a xptianos”, otro testigo afirma que “vió a el dicho Geronimo de Aliaga pelear muy bien y matar indios”. En el interrogatorio de 1549, sin embargo, se habla de tomar de los indios lo que ellos querian dar: “a causa de que los indios eran bien tratados e reservados de trabaxo, no tomándoles más de lo que ellos de su voluntad querían dar de bastimentos... porque en aquel tiempo no se cargaban ni se hacían los malos tratamientos que después han hecho a los dichos indios, y ansí lo conquistaban e pacificaban", dice el testigo, de forma más politicamente correcta.

Las crónicas apuntan:

“El jefe incaico, que venía acompañado de muchas banderas y vestido con vistosos atuendos de plumas y oro, con gran estruendo, al son de pututos, tambores de guerra y antaras, después de varias horas de lucha, es herido por arcabuz en una rodilla y luego alanceado por Pedro Martín de Sicilia, en lo que es la actual plazuela de Santa Clara. Su muerte produjo el desorden entre los Inca por lo que tuvieron que replegarse al cerro San Cristobal".

Tras la derrota Aliaga conquistó y pacificó la provincia de Mama y Guaura.

Más tarde participó en comisiones de importancia, como la que llevó a cabo en la travesía de Lima a Cuzco para auxiliar a los Pizarro, que llevaban sitiados durante más de un año en Cuzco. En esta jornada fue atacado por los indios que le hicieron retroceder sin conseguir sus propósitos. En estas batallas, los españoles perdieron 30 hombres.

El 19 de julio, por Real Cédula concedida por Carlos V en Valladolid se concede escudo de armas, para él y sus sucesores: Escudo partido. Primero, partido, en oro, un castillo, de gules, y segundo, en sinople, dos tigres de su color, empinados y asidos por las garras, y segundo, en azur, un navío con las velas desplegadas, sobre ondas de plata y azur, bordura general de gules, con ocho estrellas de oro, de ocho puntas. Por timbre y divisa, un yelmo cerrado con rodetes de plata y gules, y sus trascoles de los mismos esmaltes. Por cimera, un ave fénix, con sus dependencias y follajes colorado y blanco.

1537
El 7 de diciembre el emperador le otorgó escudo de armas. Escudo medio partido y cortado: 1: en campo de oro un castillo de gules; 2: en campo de sinople dos tigres de su color empinados y asidos de las garras; 3: en campo de azur un navío con las velas desplegadas sobre ondas de plata y azur; bordura general de gules con ocho estrellas de oro de ocho puntas; por timbre y divisa un yelmo cerrado con rodetes de plata y gules y sus trascoles de los mismos esmaltes. Por cimera un ave fénix con sus dependencias y follajes colorado y blanco (este es el escudo que se representa en el cuadro que abre esta página).

Porras Barrenechea explica que según Diego Trujillo en este año había en Lima 380 españoles y tan solo 14 mujeres (Juana Hernández, la primera que llegó, Inés Muñoz, la primera casada y Inés Bravo, la primera doncella noble). Este mismo autor menciona una instancia y cédula a favor de Jerómino de Aliaga, entre otros, para que venga a España “para que los casados que oviere cinco años que están en aquella tierra lleven sus mugeres o se vengan a hazer vida con ellas” (Reales cedulas otorgando permisos para viajar a España a aquellos que volvian con el proposito de casarse y regresar a las Indias). No queda claro si estaba casado o venía a casarse.

Su primera mujer fue Beatriz de Medrano, con quien tuvo un hijo: Juan, que nació cuando ella estaba casada con Hernando o Bernardino de Sosa. Aunque es un punto un poco oscuro, pues Juan afirma que en realidad no estaba casada con él. El caso es que cuando nació ya había muerto de Sosa y sus padres se casaron el día de su bautizo y fue legitimado. Otros hijos fueron Jerónimo, Alonso y Juana.

Sin embargo hay varios autores, como Salazar y Castro y Manuel de Mendiburu, que afirman que su mujer fue otra: Leonor de Figueroa, nacida en Jerez de los Caballeros, Badajoz, hija mayor de Gonzalo Rodríguez de Figueroa y Maria Tinoco, que pasaron al Perú con cuatro hijas el año 1551 y las cuatro se casaron noblemente. Está claro que por las fechas no puede ser, pues en ese año Aliaga estaba en otros menesteres y alguno de sus hijos ya habían nacido. Más abajo veremos en qué radica el error de estos autores.

1539
Solicita nueva petición sobre información de actos llevados a cabo en la conquista para presentar ante su Majestad y ante los Señores de su Real Consejo de Indias, y “ante quien viere que conviene a mi derecho”. En este momento afirma que hacía “quince años poco más o menos que pasó de los reynos de España a la Tierra Firme e llamada Castilla de el Oro”. En esa información pide que “su Majestad le favoreciese a él y a sus hijos, e le gratificase e hiciese mercedes”.

continua en Parte 2da.

Extraido del sitio: Historia Villa Palacios


2 comentarios:

José Ángel dijo...

He visto que utilizas la biografía que he realizado de Jerónimo Aliaga para tu blog.
Conforme la vaya actualizando te tendré informado
J. A. Montañés

Fernando Aliaga Marull dijo...

Gracias José Ángel de Jéronimo tenía algo de información aunque no mucha por lo que utilice la que has publicado en tu sitio pero bien citada.
Saludos